Documentos y textos, Recursos

¿Quién era Motolinía?

por Eva Bravo

8 marzo, 2013
marzo 8, 2013

Fray Toribio de Benavente Motolinía nació en 1482 en Benavente, provincia de Zamora y viajó como misionero franciscano a la Nueva España, donde desempeñó una tarea incansable hasta su muerte en Puebla (México) el año de 1569. Fue uno de los muchos religiosos que afrontaron los peligros del mar y de una tierra ignota para llevar a cabo la tarea de evangelización.

En el ejercicio de su ministero, fray Toribio inició llegó a la conclusión de que el trato que muchos españoles daba a los naturales, estorbaba a la finalidad evangélica.

Su inserción en el mundo indígena, viviendo  de su trabajo y esfuerzo, le valió el sobrenombre de Motolinía, vocablo que significa pobrecito o desdichado en náhuatl, cuya etimología procede de mo (es/se), y tolinia (pobre/afligir), es decir: El que es pobre o se aflige (Ángel Rosenblat, «El español de América»).

Por la acción de religiosos como este, muchos indígenas americanos encontraron en ellos mediadores eficaces y custodios de su bienestar. El propio Motolinía cuenta a Carlos I cómo cambió la percepción de los naturales

… tiempo hovo que algunos españoles ni quisieran ver Clérigo ni Faryle por sus pueblos, mas dias ha que muchos Españoles procuran Frayles, i sus Indios han hecho Monesterios, i los tienen en sus pueblos, i los encomenderos proveen a los Frayles de mantenimiento, i vestuario, i ordnamentos…

 (Carta al Emperador Carlos V)

La historia de Motolinía

Motolinía escribió diversas obras para dar a conocer la historia, costumbres y vida cotidiana de los indígenas mexicanos. Como religioso de los primeros momentos de la conquista, le preocupa especialmente la relación de estos con los españoles.

Su obra, la Historia de los indios de la Nueva España es una pieza fundamental para conocer estos primeros momentos del contacto y le dedicaré especial atención en la sección dedicadas a crónicas de indias de este blog.

La figura de Motolinía, como la de otros religiosos, fue fundamental para comprender y dar a conocer las culturas nativas y sus lenguas.



Tags

Crónicas y cronistas, Lingüística misionera


También te puede interesar...

La arroba que me gusta
De carros y coches (otra vez)
Fin de Año de Cristóbal Colón
  • {"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

    Suscríbete al boletín mensual

    >