Conceptos básicos

Imagen de la sociedad a través de las cartas del Obispo Valdivieso (II)

por Eva Bravo

13 julio, 2015
julio 13, 2015

Valdivieso y su compromiso con el indígena

Nada más llegar a su destino, Antonio de Valdivieso empieza una actividad epistolar que será su medio de contacto regular con la Corona. En ellas describe la situación de la zona y el comportamiento de las distintas clases sociales y las consecuencias de su interacción.

Su primera carta es de 1 de junio de 1544 y en ella retrata la situación en los siguientes términos:

«hallé la tierra ynquieta a causa de las pasiones viejas entre Rodrigo de Contreras que a la sazón gobierna, y el tesorero Pedro de los Ríos su yerno, de una parte, y vecinos de la tierra, de la otra. […] como los causadores desto se han visto señores de todo, no pueden sufrir que ninguna cosa dello se haga contra su voluntad«.

Contreras ya había entorpecido la labor de sus predecesores, el obispo Osorio y su sucesor Pedro de Mendavía, quien lo encarceló y envió a España por violar los derechos de los indígenas y de las viudas en León y Granada. De estas y otras acusaciones había salido bien librado Contreras y su poder acrecentado.

Valdivieso pasa a la acción

Más allá de la obligación de informar que tiene todo el que marcha a Indias en función de un cargo, la misiva es para el Obispo una necesidad, pues

son tan menudos los desconçiertos destas partes, que cada día se ofreçe qué escribir a Vuestra Alteza. Y aun no podemos informar de veinte partes una, para que por ello se tome señal de lo que pasa”.

Como hombre consagrado, Valdivieso no puede descuidar el desarrollo de una actividad pastoral que urge e implica a todas las almas, y se muestra consciente de que si tiene éxito, supondrá un cambio definitivo en la actitud de los habitantes, incluidos los religiosos a los que estaban encomendadas algunas iglesias.

Críticas a otros religiosos y su descuido

Por ello, hay también en algunas de sus cartas palabras de crítica a sus hermanos en la fe, pues reconoce que

«una de las cosas que han dado causa a las alteraciones desta provinçia, ha sido el mal ejemplo de los clérigos y religiosos que en ella han estado«.

Consecuencia de esto es que ha encontrado la iglesia destrozada y muy poca voluntad en los vecinos para ayudar a su reconstrucción. De hecho, tenemos constancia de al menos dos cédulas reales que le instan a intervenir en las actividades y comportamiento de los frailes mercedarios.

Una cédula del 13 de septiembre de 1543 firmada por el príncipe Felipe le exhorta a que impida que los mercedarios tengan indias en sus casas, ni «por vía de naboría nj por otra color» para evitar malos ejemplos (AGI, Guatemala-401).

Segunda carta de Valdivieso al rey

La segunda carta del 15 de noviembre de 1544 da cuenta de sus primeras actuaciones y de la indiferencia de los responsables civiles en el cumplimiento de las Leyes Nuevas:

«en esta provinçia se suplicó de las Ordenanças y la Audiencia pasa por ello«.

Para poder llevar a cabo su encargo, propone una serie de medidas tajantes y definitivas, como garantía para acendrar una situación fuertemente enraizada.

De forma recurrente en sus escritos exhorta a un nuevo reparto de la tierra que disminuya el desmesurado poder de la familia Contreras, a la que desde un principio apunta como responsable de injusticias y abusos:

«Paresçeme que devría V.M. mandar repartir toda esta tierra porque Rodrigo de Conteras no a hecho repartimiento en ella mirando lo que cumple, sino por favor o odio. Y ansí muchos tienen demasiado y otros que an servido no tanto o nada como los que no an servido. Y muchos indios están repartidos en niños y muchos dellos mestiços, de los cuales no se espera buena doctrina ni otro bien, porque son peores que indios. […] La total causa es ser Rodrigo de Contreras desasosegado y aver governado mal; y Pedro de los Ríos su hierno reboltoso, tanto que entiendo estando ellos en la tierra, ningún hombre procurará que Dios Nuestro Señor y V. M. sean servidos, sin poner vida y honrra y todo lo demás en peligro«.

Aumento de la tensión entre los criollos

Pero la tensión de la convivencia se hace patente de inmediato y ese peligro ya es evidente el 8 de marzo fecha en la que el Obispo cuenta el peligro que hay si se plantean a los criollos ciertos asuntos relacionados con el cumplimento de la ley civil o religiosa: «Inquisiçión no se a de mentar en esta tierra y, en entrando en ella, me enbiaron a dezir que si entendía en cosa de Inquisiçión o lo pensava, me darían de puñadalas y huvo ya gente armada para venímerlas a dar porque ay delitos harto feos a mi ver; […] y así dize que es menos matar al obispo que no verse castigar por Inquisiçión«.

Seis años después, también un 8 de marzo, la madre de Antonio Valdivieso escribirá al Rey lamentando la muerte de su hijo a puñaladas y pidiendo una vez más justicia.

¿Has leído los documentos escritos por el obispo Valdivieso? en próximas entradas analizamos sus cartas.



Tags

Lingüística misionera, Política lingüística


También te puede interesar...

Marca de género en el español americano
La CH y sus variantes de pronunciación en el español de América
  • Hola Eva en hora buena la investigación del español en Abya Ayala(América por Américo vespucio quien cartografió y descubrió un continente,saludos.

  • {"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

    Suscríbete al boletín mensual

    >