Conceptos básicos, Historia del español

Fórmulas de tratamiento en el siglo XVI (II): 1ª y 3ª persona

por Eva Bravo

27 octubre, 2015
octubre 27, 2015

Tratamientos para la 1ª persona

Para la 1ª persona, a parte del pronombre yo, las altas jerarquías en el orden espiritual y temporal utilizaron el tratamiento Nos.

Nos

Esta forma será aún general en pragmáticas, cédulas y demás documentos administrativos expedidos por el Rey durante esta centuria.

Se utilizaba con verbo en 1ª persona de singular o en 1ª persona plural, siendo el primer caso el más frecuente excepto, claro está, cuando eran dos las personas reales, como ocurre por ejemplo en los privilegios concedidos por los Reyes Católicos al Cristóbal Colón:

«…ca Nos, por esta nuestra carta, desde agora para entonces vos fasemos (sic) merced de los dichos oficios de almirantadgo e visorey e governador…» Firmado: «Yo el Rey», «Yo la Reina»

Este Nos aparece en la obra del cordobés Francisco Delicado en boca de un arzobispo, cuando requiere a la protagonista: «De buena gana; tomá y venirnos a ver.» (Lozana, pág.314) Como una initación picaresca del uso por parte de la persona real, aparecerá en las «Ordenanzas Mendicativas» que aprende Guzmán de Alfarache:

«… y sea tenida por profesa, haya y goce las libertades y exempciones por Nos concedidas, con que de allí adelante no pueda dejar ni deje nuestro servicio y obediencia, guardando nuestras Ordenanzas y so las penas dellas» (pág.383)

Nosotros

Por otra parte, podía utilizarse la 1ª pers. del plural, que suele conllevar una intención estilística o expresiva y da lugar a distintos tipos:

  • Plural de modestia
  • Implicación del interlocutor o interlocutores en la acción, utilizando el llamado plural sociativo: cuando el clérigo cuenta a Guzmán y al arriero la historia de Ozmín y Daraja dice «volvamos a decir de Daraja los tormentos que padecía…»(Guzmán, pág.219 ), aunque él es el único que narra. También Fernando de Herrera inicia así su composición «Por la victoria de Lepanto»:

«Cantemos al Señor, que en la llanuravenció del ancho mar al Trace fiero;» (pág.56)

  • Referencias sociativas con cierto valor indefinido:

«No sé qué puede ser —dice Guzmán—, que deseando ser buenos nunca lo somos, y aunque por horas lo proponemos, en años nunca lo cumplimos ni en toda la vida salimos con ello. Y es porque no queremos ni nos acordamos de más de lo presente.» (Guzmán, pág.320)

  • Connotaciones humorísticas hacia la 2ª persona:

«¡Hola, ce! ¿Habémonos de oir?» (‘¿me habéis de oir?’, dice un amo a su criado en El Deleitoso (V, pág. 542)

Uso de la 3ª persona

La 3ª persona del singular aparecía:

La interpretación de las señales en la crónica de Obregón

  • en expresiones de carácter impersonal, uno, servidor, hombre, etc., de las cuales la última fue la más utilizada en el s. XVI: «Pero saldrá el hombre desta cadena –dice un galeote refiriéndose a sí misno– y todos nos entenderemos, y no digo más.» (pág.56)

Melchior: «Pardiez, aunque hombre hubiese de aprender para hacer cartas de mareaje, no le hiciesen atravesar más veces este camino; pero vaya.» […] «Fíase el hombre en él pensando luego daremos la vuelta, y ha más siete horas que anda hombre como perro rastrero, y a mal ni a bien no le ha podido dar alcance.» (Eufemia, págs. 111 y 77)

Escudero:»¿Qué buscáis, señora Lozana? ¿Hay en qué pueda el hombre servir a vuesa merced?» (Lozana, pág .335)

  • cuando alguien habla de sí mismo utilizando su nombre propio o una construcción perifrástica:

Melchior: «Pues ni más ni menos andaba el sin ventura de Melchior Ortiz Carrasco, hasta que fortuna me deparó a una parte una puertecilla por do vi salir algunas gentes…» (Eufemia , pág .79)

Hasta aquí lo esencial de la 1ª y 2ª persona, en próxima entrada veremos lo que ocurre con la 2º persona, que es mucho más rica en opciones y matices.

Referencias

  • Alemán, Mateo (1984) Guzmán de Alfarache, I, ed. D. Brancaforte, Madrid: Cátedra.
  • Colón, Hernando (1984) Historia del Almirante. Madrid : Historia 16.
  • Delicado, Francisco (1985). La Lozana Andaluza, ed. C. Allaigre, Madrid: Cátedra.
  • Lapesa, Rafael (1970), «Personas gramaticales y tratamientos en español», Revista de la Universidad de Madrid, XIX, págs. l44 y sigs.
  • Lope de Rueda (1976) Teatro Completo, Barcelona: Bruguera, 2ª ed.

 

También puedes oír contenido relacionado en Youtube, y no olvides suscribirte para no perderte ningún episodio.  🤓


Tags

Crónicas y cronistas, Formas de tratamiento, Gramática, Personajes, Variedades del español


También te puede interesar...

¿Qué es un americanismo?
3 cuestiones de orden sintáctico
El Archivo General de Indias y la historia del español en América
Diglosia
  • {"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

    Suscríbete al boletín mensual

    >